La banca ha incrementado de forma generalizada las comisiones que cobra a los clientes que no están vinculados con esa entidad. Un cliente vinculado es esencialmente el que ha domiciliado sus ingresos en un banco (básicamente la nómina o la pensión) y tiene también domiciliados allí sus principales recibos. También se consideran vinculados aquellas personas que cuentan con un volumen mínimo de productos de inversión y ahorro como fondos de inversión o planes de pensiones.

Según explican los bancos la mayoría de los clientes no pagan comisiones porque son vinculados. Para los que no hay dos modelos: el de tarifa plana o el de pago por uso de servicios como cuentas, transferencias o tarjetas. CaixaBank pondrá en marcha su nuevo modelo en abril por el cual el cliente sin vinculación pagará 240 euros al año a cambio de todos lo servicios. Otras entidades como el BBVA optan por una cuota más baja (100 euros al año) más el cobro de determinados servicios com , por ejemplo, 0,6 euros por apunte en cuenta.

El Santander dio por finalizada este año su experiencia con la Cuenta 123, por la cual a cambio de una pequeña comisión a los clientes vinculados remuneraba parte de sus ahorros y también les devolvía un porcentaje de los recibos cobrados. Ahora ha fijado una comisión de 144 a los no vinculados. La comisión de Bankia es de 168 euros y la del Sabadell de 120.

Precisamente es el Sabadell la que menos requisitos pide para considerar un cliente vinculado que no pague comisiones: un ingreso mensual de como mínimo 700 euros ya sea proveniente de una nómina, una pensión o un simple ingreso periódico. CaixaBank y BBVA exigen sólo una pensión de como mínimo 300 euros más recibos domiciliados o uso de la tarjeta. Son condiciones muy similares a las que fija el Santander. Bankia es la más innovadora ya que además de la nómina o pensión, lo que pide es una póliza de seguros con una prima de 135 euros mínima.

En paralelo, CaixaBank desde hace años cobra a todos los clientes (vinculados o no) dos euros por determinadas operaciones en ventanilla que podrían hacerse a través del cajero automático. La medida persigue precisamente incentivar el uso de mecanismos automáticos para, por ejemplo, sacar dinero o hacer una transferencia. El BBVA cobra también entre 0,4 y 3 euros por determinadas operaciones en ventanilla.

De los cinco grandes bancos analizados hay algunos como el BBVA y Bankia que ofrecen una cuenta sin comisiones si se contrata por Internet. CaixaBank también a través de su modelo Imaginbank ofrece una cuenta libre de comisiones.

“La banca española, al igual que la europea, tiene un problema de baja rentabilidad, en parte por el contexto de reducidos tipos de interés. Eso obliga a buscar fuentes alternativas al cobro de intereses, y una de ellas son las comisiones”, reflexiona Joaquín Maudos, director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). “La banca necesita cobrar por los servicios que presta, y sólo está dispuesta a no aplicar esas comisiones si el grado de vinculación del cliente con la entidad es alto”, añade.

Las comisiones aún podrían crecer más si se prolonga el actual escenario de tipos bajos. El profesor de Esade Robert Tornabell ve en cualquier caso difícil que se cobre a los particulares por sus ahorros.

 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/

Deja un comentario

EnglishFrenchGermanRussianSpanish
Abrir chat